Audiometría tonal supraliminar

 

La audiometría tonal supraliminar supone una aportación transcendente en el diagnóstico topolesional, ya que permite estudiar el estado de la cóclea por un lado y el del nervio auditivo por otro.

La audiometría tonal supraliminar estudia el comportamiento del oído frente a sonidos que son claramente audibles para el sujeto (estímulos supraliminares o supraumbrales).

Desde el punto de vista psicoacústico, un sonido puede ser estudiado según tres parámetros fundamentales: la intensidad, la frecuencia y el tiempo de permanencia. La audiometría tonal supraliminar estudia las pertubaciones de la sensación sonora en relación con estos tres parámetros. La sonoridad es la sensación que corresponde a la intensidad del sonido; la tonalidad es la sensación correspondiente a frecuencia física del sonido; la duración de la sensación en el tiempo corresponde a la presencia del estímulo sonoro.

Distorsión de frecuencia: diploacusia

Un mismo tono de idéntica frecuencia, puede ser percibido por el sujeto con una tonalidad distinta con cada uno de sus oídos. Es propio de enfermedad coclear (cocleopatía) y posiblemente esté relacionado con la pérdida de CCE del órgano de Corti. Es de difícil evaluación, pues se precisa que el paciente tenga buen oído musical, capaz de distinguir tonos diferentes por cada uno de sus oídos.

Distorsión de intensidad: reclutamiento (recruitment)

Es un fenómeno paradójico basado en la capacidad que poseen algunos oídos hipoacúsicos de no percibir el sonido a intensidades normales, mientras que por encima de su umbral van percibiendo el sonido cada vez con mayor intensidad. Tiene su campo dinámico comprimido, es decir, presenta una reducción de su campo sonoro comprendido entre el umbral auditivo y el denominado umbral de disconfort o umbral doloroso (intensidad de sonido que origina dolor o disconfort).

Otra característica de los hipoacúsicos que padecen reclutamiento es su sorprendente capacidad para percibir pequeñas variaciones de intensidad sonora sobre un tono dado, y en este hecho se basan la mayor parte de las pruebas supraliminares destinadas al diagnóstico del reclutamiento.

Distorsión de tiempo: estudio de la fatiga auditiva

La fatiga auditiva es un fenómeno que determina un deterioro progresivo de la audición en respuesta a una estimulación sonora mantenida. El deterioro de la respuesta persiste durante cierto tiempo después de la desaparición del estímulo sonoro.

La fatiga auditiva es típica y característica de una hipoacusia neurosensorial retrococlear, como son las afecciones del nervio auditivo (neurinoma del nervio acústico, neuritis del mismo nervio, etc). Estas hipoacusias retrococleares se caracterizan por la ausencia de reclutamiento, así como una inteligibilidad verbal desproporcionadamente mala en relación con los umbrales auditivos obtenidos en la audiometría tonal.

La fatiga auditiva puede estudiarse mediante dos técnicas:

Fatiga del reflejo estapedial: es una prueba audiológica objetiva, que se realiza mediante impedanciometría.

Tone Decay Test, de Carhrart: es una prueba subjetiva, más eficaz y empleada, que utiliza técnicas de audiometría supraliminar.