La limpieza del audífono

La limpieza del audífono

La utilización habitual de los audífonos conlleva que puedan ensuciarse y dañarse. Es normal que la acumulación de la cera de los oídos pueda dejar restos en el interior del aparato y hacer que no funcione correctamente. Simplemente limpiándolos se pueden subsanar muchos de los problemas que surgen en el uso diario de los audífonos. El mantenimiento y limpieza de sus audífonos prolongan su vida útil.

Hay kit de limpieza y equipo deshumidificador de audífonos que es aconsejable utilizar. Nunca use alcohol o productos de limpieza, ya que pueden dañar los componentes internos y el circuito. Use un paño suave o cepillo especial para limpiar el exterior del audífono, y un cepillo o herramienta para retirar el cerumen u otros residuos. Nunca use objetos puntiagudos para limpiar la cera de sus audífonos.

Debe cambiar los moldes de los retroauriculares cuando se vuelvan rígidos, con grietas o descoloridos.

No moje los audífonos. Retírelos cuando nade, se bañe, sude, etc.

Retírese los audífonos cuando use productos para el cuidado del pelo, cosméticos, lociones, etc.

Evite que se golpeen o caigan sus audífonos sobre superficies duras.

Guarde las pilas en un lugar seco y seguro lejos de niños y mascotas.