¿Qué son los acúfenos? Tratamiento

acufenos

Denominamos acufeno o tinnitus a la sensación sonora que percibe un individuo de forma involuntaria, que no es producida por un estímulo acústico generado en su entorno. Es decir, se trata de una percepción aberrante, meramente subjetiva y no motivada por señal sonora. Se excluye, por tanto, su relación con cualquier sonido que pueda apreciar un observador externo.

Si la sensación sonora puede ser oída por otras personas, por ejemplo, el explorador, se constituye el denominado acufeno objetivo o somatosonido. Este, puede ser fisiológico o patológico. Realmente los somatosonidos quedan excluidos del concepto de acufeno.

Los acúfenos subjetivos, muchos más frecuentes, no se corresponden con una fuente real de sonido, ya que generalmente se originan por una disfunción de la vía auditiva o en enfermedades del oído externo, medio e interno. Representan la gran mayoría de los acúfenos, suelen asociarse a alteraciones de la agudeza auditiva (hipoacusia), que no siempre son observadas por el paciente, por presentarse fuera del rango de las frecuencias conversacionales.

Los acúfenos son mucho más frecuentes en hipoacusias de tipo neurosensorial (presbiacusia, trauma acústico, síndrome de sordera súbita, neurinoma del acústico, etc…)

El acufeno es un síntoma y no una enfermedad. El paciente requiere no sólo del ámbito de la Audiología, sino de distintas especialidades médicas. Es componente habitual de muchas enfermedades otológicas, pero también puede aparecer en otras enfermedades no otológicas (transtornos de la articulación témporo-mandibular).

Las tendencias actuales consideran a los acúfenos como percepciones sonoras procedentes exclusivamente de acciones (lesiones que actúan) que ocurren dentro del Sistema Nervioso, es decir, que afirman que son el resultado de una actividad aberrante originada en una o varias localizaciones de la vía auditiva (incluido el recorrido del nervio auditivo), desde el laberinto membranoso hasta la corteza cerebral auditiva.

Un sujeto comenzará a percibir acufeno cuando sus sonidos internos o los percibidos por determinados fenómenos ocurridos en su sistema auditivo (que afectan a la vía auditiva), alcanzan una intensidad que supera el enmascaramiento por los ruidos que nos rodean.

El origen del acufeno es muy variado y puede ocurrir por alteraciones que se asientan en muy distintos lugares del sistema auditivo. Este origen múltiple tiene como causas más probables.

– Una reducción de la sensibilidad del sistema auditivo periférico

– Una disfunción coclear con alteración de las capacidades de resolución temporal y frecuencial

– Una desincronización de las descargas bioeléctricas que desde las células ciliadas internas se dirigen a la primera neurona de la vía auditiva (vía ascendente)

– Disfunciones de la vía auditiva ascendente

– Cambios funcionales a nivel cortical-subcortical (alteración de la corteza y del troncocerebral)

En los años 90, Jastreboff propuso un modelo neurofisiológico para explicar el acufeno. Según este. El acufeno se interpreta como resultado de una actividad aberrante ocurrida en cualquier punto de la vía auditiva, dejando sentado que esta vía tiene conexión con otros sistemas neurales (memoria, sistema neurovegetativo, emociones, etc…)

El acufeno es un síntoma muy frecuente en Audiología. Para diagnosticar su origen hay que comenzar con una meticulosa anamnesis. Debemos preguntar si es bilateral o no, si es continuo o paroxíxtico y si no es continuo, cuánto dura, con qué frecuencia aparece y si se relaciona con alguna causa desencadenante. También es muy importante saber con qué tonalidad lo percibe el paciente.

La intensidad del acufeno es un aspecto difícil de valorar, pues la percección subjetiva del sonido está muy influenciada por la situación emocional.

Acúfeno de grado I: al que se percibe sólo en silencio (generalmente por la noche)

Acúfeno de grado II: al que se oye a lo largo del día pero que la actividad cotidiana hace que pase desapercibido.

Acúfeno de grado III: al que se percibe intensamente todo el día y no varía con la actividad.

El paciente con acúfenos debe ser evaluado de forma minuciosa desde un punto de vista general y también desde una perspectiva audiológica: audiometría tonal, supraliminar, logoaudiometría, ausencia del reflejo estapedial, PEATC y otoemisiones. En función del cuadro clínico, a veces es necesario pruebas de imagen: TAC, RM, arteriografía, etc.

Una exploración fundamental ante la presencia del acufeno, es la denominada acufenometría. Esta prueba tiene como objetivo carecterizar en intensidad en dB y la frecuencia en Hz del sonido percibido por el paciente. Los acúfenos, en la práctica , puedentener un rango frecuencial muy amplio y su intensidad no suele ser mayor de 10 – 15 dB del umbral auditivo de la persona.

 

TRATAMIENTO

Lo primero es convencer al paciente que no padece ninguna enfermedad importante. Este sencillo comentario puede ser una excelente psicoterapia capaz de mejorar extraordinariamente la actitud del paciente ante su problema.

Se deben prohibir todos los productos estimulantes (café, té, refrescos con cafeína, etc.)

Cuando el acufeno es objetivo (somatosonido) se debe investigar la causa y tratarla adecuadamente, cosa que no siempre es posible.

Si el acúfeno es consecuencia de una enfermedad otológica concreta, si esta tiene tratamiento eficaz, al tratar la enfermedad puede también desaparecer este síntoma.

Cuando se trata de un acufeno subjetivo, de causa no diagnosticada, constituye un importante problema terapéutico, a veces sin solución. No se dispone de un tratamiento que sea realmente eficaz en el 100% de los casos de acufeno.

Una de las técnicas más utilizadas hoy en día en el tratamiento del acúfeno, es el llamado reentrenamiento auditivo o TRT propuesto por Jastreboff. Se trata de reentrenar al sistema auditivo para que no “escuche” los sonidos que no le interesan, como los acúfenos. Emplea unos generadores de sonidos bilaterales (audífonos especiales), que producen una intensidad sonora que no impiden la audición del acufeno, sino que debe ser percibida simultáneamente con él, para que el SNC se “acostumbre” a oír sonidos persistentes pero no les haga caso.

Otra técnica utilizada son los enmascaradores asociados o no a una prótesis auditiva. Se uliliza un ruido blanco o de banda estrecha, centrado en la frecuencia del acufeno, para impedir su percepción.

Cuando el paciente necesita un audífono, el uso de estos aparatos suele atenuar la molestia del acufeno.

Especial mención tiene un novedoso método denominado Terapia Sonora Secuencial o TSS. Es un tratamiento integral del acúfeno y también de la hiperacusia (algiacusia) que comprende tres bases:

– Terapia cognitiva-conductual

– Farmacoterapia

– Tratamiento con ondas sonoras

 diploma_acufenos_curso