Estudio Auditivo

Los especialistas en audición recomiendan realizar una revisión auditiva anual a partir de los 50 años. Cualquier síntoma de pérdida auditiva detectado a tiempo puede contribuir a evitar o paliar los procesos de deterioro de la capacidad auditiva.

La pérdida de audición es la tercera dolencia más importante en España, después de la artrosis y la hipertensión arterial. No obstante, la revisión del oído y la capacidad auditiva están relegadas, ya que más del 50% de la población nunca lo ha realizado.

Hay que romper ciertos tópicos que rodean la audición e incidir en que en esta patología es muy importante la prevención. Una revisión auditiva tiene que ser una prueba rutinaria y preventiva, como pueda ser tomarse la tensión arterial, una mamografía o las revisiones de la vista.

Una revisión auditiva permite determinar la capacidad de audición de una persona. La prueba se realiza en pocos minutos en un centro auditivo, utilizando una cabina insonorizada diseñada para efectuar diferentes análisis auditivos sin la interferencia de otros sonidos o ruidos externos.

Tras la anamnesis sobre el paciente, se lleva a cabo una otoscopia para comprobar que no hay tapones de cerumen, inflamaciones internas, supuraciones o perforaciones timpánicas. Después se efectúa una audiometría tonal vía aérea para determinar el umbral de audición del paciente y una audiometría tonal vía ósea que permite medir la capacidad de audición del oído interno. Finalmente, se realiza una audiometría verbal para evaluar la eficiencia auditiva, al analizar la sensibilidad y comprensión del sujeto, así como una prueba del umbral de inconfort.

En AudiQualitas desarrollamos un seguimiento y mantenimiento a todas las adaptaciones de audífonos. Esto nos permite alcanzar la plena satisfacción del paciente.