Tapones para el agua

 

tapones agua
Las otitis externas son una de las afecciones más frecuentes en verano.

Se trata de la inflamación del conducto externo del oído. Esta inflamación debe ser tratada cuanto antes, pues hay que evitar que pueda extenderse a las zonas vecinas y aumentar su gravedad. Los usuarios de playas y piscinas son proclives a padecer esta infección. Dolor, picor, supuración y una sensación de taponamiento son los síntomas de esta patología. Hay que curarla bien, porque si se vuelve a estar en contacto con el agua es muy posible la recaída.

Se puede disfrutar de las actividades acuáticas pero utilizando la protección de los tapones para el agua.

El conducto del oído no es recto sino acodado. Por eso sólo los tapones hechos a medida evitan la entrada del agua.

Los tapones para el agua están fabricados con silicona de vulcanizado en frío con técnicas digitales. Garantizan un ajuste perfecto que proporciona un óptimo sellado del conducto auditivo externo y pabellón auricular para proteger el oído medio del agua. Flexibles y cómodos protegen la delicada piel del conducto auditivo externo de la exposición prolongada al agua. Tirador ergonómico para su fácil extracción, amplia gama de colores y acabado antialérgico.

Facilitan la práctica de actividades acuáticas a pacientes con dolencias en el oído medio (otitis o perforaciones timpánicas).

Estuche incluido y cordón opcional sin coste añadido. Disponibles en varias gamas: Opacos, Transparentes, etc. La opción de flotabilidad depende del color seleccionado.