Tapones y moldes antirruido

 

Prevención auditiva

La mejor manera de preservar la audición es emplear siempre protectores auditivos cuando se está expuesto a ruidos de fuerte intensidad. Los tapones antiruido ayudan a la protección activa de los oídos.

No sólo la protección es importante, sino que también tenemos que tener en cuenta el gusto de los usuarios, la comodidad de los moldes, la ergonomía, y la durabilidad de los mismos.

El formato puede ser de canal o concha, con cordón opcional y/o tirador. Además se incluye estuche para poder llevarlos y traerlos cómodamente del puesto de trabajo a casa, por ejemplo.

AudiQualitas le ofrece, en combinación con los moldes, una amplia gama de filtros (incluyendo los electrónicos) con diferentes atenuaciones para seleccionar el que mejor se adapte a la protección requerida por cada usuario o por cada situación.

Además nuestras protecciones cumplen con la normativa vigente para la fabricación de protecciones auditivas: EN 352-2, ISO 4869-2ª y CE0336.

Si usted desarrolla su actividad en un ambiente excesivamente ruidoso debería usar protectores. Debería también usarlos si utiliza herramientas de motor, equipos ruidosos, o armas de fuego.

Los protectores auditivos a medida disminuyen el nivel del ruido y al mismo tiempo le permiten mantener una conversación oral. Este modelo es el indicado para las personas que trabajan en un ambiente ruidoso donde la comunicación oral es necesaria.

Un protector auditivo proporciona una atenuación media de 30 decibelios de intensidad. Pero debe utilizarse de forma continuada durante la jornada laboral para conseguir la mayor eficacia

La mayor atenuación efectiva no es alcanzada con los protectores con mayor atenuación catalogada, sí no con los protectores con el índice de confort más elevado, y utilizados durante el mayor período de tiempo.

Existen diferentes formas de proteger sus oídos. Fundamentalmente hay dos formas: la protección del oído cerrando el canal auditivo con diversos tapones de oídos, tapones de diadema y moldes con filtros, así como orejeras. Estos últimos no se insertan en el oído sino que se parecen mucho a los auriculares para escuchar la música